lunes, noviembre 22, 2010

Dicen que Ryanair es la compañia aerea más odiada en el mundo

Ryanair

Los hechos: me presento en el mostrador de Ryanair para que me sellen la tarjeta de embarque, tramite necesario según ellos por tener nacionalidad de un país fuera de la UE. Presento mi documento de identidad legal NIE, vigente y suficiente según las leyes españolas tanto para el Estado Español como para el espacio Schengen. Siendo este un vuelo Madrid-Girona (Barcelona) estaba claro a mi entender que estaba todo OK. Sorpresa: la empleada de Ryanair me exige el pasaporte para poder embarcar.

Mi opinión: desde que te metes a la web de Ryanair a comprar un vuelo hay tal cantidad de advertencias y avisos que te queda la sensación de que por algún lado te la van a meter para cobrarte lo que les de la gana y se quieren asegurar de que eres consciente de que entras en tierra de víboras donde cualquier cosa puede pasar, desde que te cobren 40 euros por imprimir un folio (tarjeta de embarque) o como en mi caso que se inventen normas por encima de la legalidad para hacerte perder el vuelo. Al final he tenido que pagar un taxi de ida y regreso a casa para recoger el pasaporte con lo cual me gaste mas de lo que en teoría me ahorraba con estos angelitos. Y si le pudiéramos poner precio al stress y al disgusto ya ni hablemos. Falsas economías les llamo yo.

Ryanair

El servicio: a lo anterior le agregamos el agobio de su modelo de negocio. Te machacan con publicidad desde que te sientas en la silla. Te venden pizza, hamburguesas, cigarrillos sin humo, lotería, calendarios o la promoción del día: compre una Magdalena grande y por dos euros mas le damos 'nosequé'. Soy consciente de lo que se asume por pagar menos pero esta gente se pasa.

Así que si habéis leído esto y queréis preservar vuestra salud mental recomiendo NO volar con esta compañía.

Y si quereis más info con una busqueda en Google se encuentran perlas como esta:

BlogBooster-The most productive way for mobile blogging. BlogBooster is a multi-service blog editor for iPhone, Android, WebOs and your desktop