martes, diciembre 30, 2008

Oslo: congelando el 2008

He decidido pasar unos días en Oslo para desconectar un poco y quizás meter en el congelador los recuerdos de este año que ha sido muy duro emocionalmente. 

En esta tierra se vive con algunos extremos difíciles de asumir para alguien que como yo viene del trópico: la luz (que no el sol) aparece a las 8:30 de la mañana y se marcha a las 16:30 h.  La temperatura empieza en -2ºC y puede llegar a -7ºC.  Las calles están solitarias y no se escucha ni una mosca. Tengo la impresión de que el tiempo aquí va a otro ritmo.

Algunas instantáneas:











4 comentarios:

Jose Antonio Carreras dijo...

1º Se te echo mucho de menos en la comida, que no vuelva a suceder, einss

2º Se lo que sucedio y deseo que tu vida de un giro en positivo, seguro que asi sera.

3º joer es necesario irse tan lejos para meditar. que bien te lo pasas jodio.

4º atento a las nordicas, como la de la foto, por ejemplo.

5º Renomenales fotografias, un 10.

6º Regresa pronto y bien.
un abrazo.

Jose M. Galindo dijo...

Si, sí... mucho frío pero hay que ver cómo aprovechas el tiempo... espero que lo de la "congelación" funcione (si es así dímelo que voy sacando billete). Espero que estés bien, por lo menos fotográficamente parece que estás disfrutando ;-). Cuando estés de vuelta avisa y nos vemos.

Un fuerte abrazo.

PD. Si no es demasiada molestia podrías traerte para acá un par de rubias de esas ;-)

Luiso dijo...

Colega como estas? temblando de frío quizás?
Son más frías otras cosas verdad?
Espero que tese pase pronto el mal rollo y seguro que el año que tenemos a la vuelta de la esquina trae mejores regalos.
Por cierto yo no puedo pedir lo de Jose (no sea que me oigan) pero si las traes me apunto a la sesión de fotos :-))))
Pásatelo bien y afota to lo que se mene
Un abrazo

si_MAngel dijo...

La verdad es que has sabido sacarle provecho a la ciudad. Yo estuve en la época que prácticamente no había noche y lo que dices de no haber gente en la calle, me suena raro, aunque con las temperaturas de ahora es normal, en verano, es una ciudad bulliciosa, con gente por todas parte, en los paseos, en el muelle, en las terrazas.
De todas formas, al venir del Circulo Polar, la ciudad no me entusiasmo, pero al ver tus tomas, me están dando ganas de volver,
Si te vale mi consejo, ve alguna vez por encima del circulo polar y disfrutarás y nos harás disfrutar con tus fotografías.
Saludos