domingo, noviembre 26, 2006

Recolección de Setas

Para alguien con toques sibaritas como yo, acostumbrado a coger los alimentos de las estanterías del supermercado, ha sido muy interesante la salida del pasado domingo. Unos amigos, José y Paco, nos invitaron a un delicioso paseo de domingo, a un pinar, para escarbar en la tierra y buscar esos pequeños tesoros que terminarían después en un plato con un buen guiso.

Esta es la época del año en la que se cumple una tradición centenaria: la recolección de setas. Un rito de mucho cuidado, casi un asunto de vida o muerte, porque quien no las conoce corre dos riesgos: o hace un viaje astral si se come una seta alucinógena o hace el viaje definitivo al más allá si se embucha una seta venenosa, de las que deshacen el hígado en cuestión de horas. Esta temporada han muerto varias personas en España por ingerir setas venenosas.

Aquí queda el testimonio gráfico de esta pequeña aventura que gracias a Dios terminó en una comilona fenomenal.