domingo, agosto 27, 2006

Breakdance: el cuarto elemento del hip-hop

El baile puede ser la iniciación en la vida social para mucha gente joven. Yo empecé a bailar a los trece años. Antes de salir de fiesta con mis amigos me duchaba, me perfumaba, me vestía con la mejor ropa que me podía permitir. Pisaba la calle muy fresco, como una lechuga, dispuesto a comerme el mundo. Llegábamos todos al baile, chicos y chicas, como quien llega al escenario de un combate. A cazar o a ser cazado. En esas fiestas el alcohol no era la clave, lo era el saberse mover, ser divertido y sentir la música de modo que se reflejara en nuestro rostro esa alegría que llevamos dentro.

Ahora el breakdance le permite a los chicos plantarle cara a la calle de otra manera. Pelearse con el suelo duro de cualquier esquina. Desafiar a la fuerza de la gravedad flotando en el aire con un solo punto de apoyo. Como en todo el hip-hop, aquí también hay competencia entre iguales para demostrar quien es el más ágil, el más irreverente, el más chulo y el más rompedor de esquemas.

Veo a un chico girar sobre su cabeza y pienso que quizas esa centrifugación de ideas le permita llegar a alguna dimensión desconocida de su ser.

Campeonato de breakdance. Zaragoza. Febrero/2006:
























martes, agosto 15, 2006

Vacaciones de verano...

... cada quien disfruta como puede :



(la protagonista de esta historia se llama: Salome)

:-)

miércoles, agosto 09, 2006

Victimas de apariciones de la Virgen

Cuesta creer que en estos tiempos que corren la Virgen no pueda aparecerse sin que se le plante en frente alguien dispuesto a llevarla a los tribunales. Porque más allá de la fe y las preferencias espirituales y religiosas que podemos ejercer libremente y en paz todos los seres humanos, mas allá de esto se encuentran las complicadas relaciones sociales y humanas que rodean el hecho religioso.

La primera aparición de la Virgen Dolorosa, en un árbol de fresno de la finca “Prado Nuevo”, en el Escorial (a 50 km de Madrid, aprox.), ha sido narrada así:

“Aquel día estaban en el huerto que cultivaban, y que era propiedad del Ayuntamiento de El Escorial (Madrid), Luz Amparo Cuevas Arteseros y varios miembros de su familia; habían terminado de almorzar. Algunos regresaron a su domicilio; cuatro del grupo inicial decidieron ir a fregar los utensilios usados a la finca contigua de “Prado Nuevo”, donde había agua de una fuente. Se acercaron Luz Amparo, su esposo Nicasio, el hijo de ambos: Pedro, y Marcos, amigo de la familia. Una vez en el lugar, mientras estaban en la fuente-pilón, es cuando Luz Amparo se siente atraída, por una fuerza misteriosa, hacia un fresno situado a pocos metros. Enseguida, comienza a percibirse un intenso aroma a rosas e incienso, y observan con extrañeza una especie de nube blanca algodonosa, que surge de aquel árbol y se va difuminando sobre la copa del mismo. Allí se para Luz Amparo, cae bruscamente de rodillas y se golpea contra una roca. En esa postura permanece rígida e inmóvil alrededor de media hora. Durante ese espacio de tiempo, ve aparecer a la santísima Virgen sobre la nube, cuya figura se va formando gradualmente hasta contemplarla con una belleza tan sublime que los pinceles son incapaces de plasmar. Viene ataviada con una túnica granate, un manto negro que la cubre sin ceñirse a la cabeza; debajo: un velo de encaje blanco.”

Esto ocurrió hace 25 años, un 14 de Junio de 1981. Desde esa fecha todo lo que ha rodeado este acontecimiento y los sucedáneos ha sido casi “macondiano”.

A Luz Amparo Cuevas, la vidente, se le atribuyen múltiples poderes: sufre estigmatización; desdoblamiento: diferentes testigos le han visto en dos sitios distintos a la vez; tiene la facultad de la introspección interior: sabe cosas secretas sobre tu vida aunque sea la primera ves que te ve; asume involuntariamente enfermedades de otras personas para curarlas; y a través de los mensajes de la virgen se han producido unas cuantas profecías.

Según Carlos Vidal, un estudioso de las apariciones de la virgen (Fátima, Lourdes, etc), al caso de El Escorial le correspondería el cuarto misterio doloroso del rosario: la subida al monte Calvario; lo que supone postergación, olvido, desprecio y muchos sufrimientos, en fin, dramas reflejados en la misma vida de Luz Amparo. En el año 86 fue agredida brutalmente por tres encapuchados mientras oraba sola al lado del fresno; en el año 96 se produce la muerte trágica de uno de sus hijos. Por otro lado la comunidad religiosa creada alrededor de estas apariciones también ha sufrido su calvario. Cuentan que en los años 91 y 94 sufren una persecución feroz por parte del Alcalde del pueblo, un párroco y el administrador de la finca. Les cierran la finca y les impiden el acceso, impiden sus actos religiosos presentándose allí con una cuadrilla de jóvenes provocadores que cantan rancheras mientras los fieles intentan orar. Incendian el fresno y son los bomberos los que impiden que se queme por completo; y recientemente, en plena procesión una persona salta sobre la imagen de la Virgen Dolorosa y con una piedra intenta desfigurarla, las marcas de esa agresión todavía son visibles en esa figura. Quizás esta trágica trayectoria le ha permitido a esta comunidad religiosa asumir con calma y resignación cristiana los mil y un problemas que les han caído encima y continuar con su labor de cuidado de ancianos en tres residencias que regentan.

En este año 2006, un grupo de familiares de miembros de esa comunidad, han constituido una plataforma con el nombre de “Victimas de las apariciones de El Escorial” con el fin de denunciar la supuesta manipulación sufrida por muchas personas a quienes han alejado de sus familias e incluso les han quitado sus herencias. Ahora suponemos que esta el tema en manos de la justicia ordinaria, quien determinará la veracidad o no de estas acusaciones. Por lo pronto la justicia divina parece respaldar estas apariciones ya que cada día se acercan más personas creyentes a rezar el rosario, al lado del árbol de fresno.

Más información:

- http://www.virgendolorosa.com

- http://www.victimasaparicionesdelescorial.org